LA MENTALIDAD DEL GANADOR Y LA DEL PERDEDOR

Vamos a analizar en este artículo una parte fundamental de la victoria y la derrota, que es la parte mental.

 

No nos engañemos, obtener una victoria en un partido es algo que quien no haya competido nunca dificilmente comprenderá. Las sensaciones de euforia, autoestima y felicidad que se sienten al vencer al contrincante son dificiles de expresar y explicar para quien no compite, pero este es un artículo dirigido a jugadores que compiten, por lo que entendereis perfectamente de aquello que hablo. De la misma manera es dificil explicar la sensación de frustración, la desilusión y la bajada de autoestima que muchas veces conlleva la derrota. 

 

Pero quisiera ir más allá en este artículo, quisiera explicaros la diferencia entre la mentalidad de ganador y la de perdedor. Estos dos tipos de mentalidades no cambiarán el hecho de haber obtenido una victoria o una derrota en el partido, pero marcan una diferencia fundamental en como se enfocan ambas situaciones. Es posible perder el partido y que nuestra mentalidad sea la de un ganador o que hayamos ganado el partido pero que nuestra mentalidad sea la de un perdedor. 

 

No podemos pretender sentirnos felices al ser derrotados, pero os voy a explicar la diferencia de visión que tiene tras una derrota un jugador con mentalidad ganadora y un jugador con mentalidad de perdedor, ya que el jugador con mentalidad ganadora enfocará el partido en su juego, no en el resultado.

 

FRENTE A LA DERROTA

 

Un jugador con mentalidad ganadora, tras una derrota, no estará contento, pero tendrá la fortaleza mental de hacer un análisis de su partido, con sus aciertos, que seguro que serán muchos, y sus errores, y deberá ser consciente de ambos, ya que será el único modo de corregirlos. Un ganador analiza sus errores y mentalmente les pone solución, ya que enfrentarse a los propios errores, analizarlos y buscar las soluciones es la única manera de crecer. No sólo se crece, deportivamente hablando, con entrenamientos, si no siendo sincero con uno mismo, aceptando los errores y buscando, junto con tu entrenador, la manera de corregirlos. 

 

Por el contrario, el jugador con mentalidad perdedora buscará siempre excusas, dirigirá sus iras y las culpas a otros, al entrenador, al ruido, al calor, a la raqueta, a la pista, etc... las excusas son infinitas. Este comportamiento, de evasión hacia los propios fallos, nos impide avanzar, ya que al no reconocer los fallos no podemos hacerles frente y corregirlos. 

 

FRENTE A LA VICTORIA

 

Frente a la victoria el jugador con mentalidad ganadora sentirá, como es normal, euforia, pero esa euforia no le impedirá analizar los fallos que ha cometido durante el partido, siempre buscando corregirlos, y apreciar los logros de fallos ya corregidos anteriormente, que se han transformado en aciertos. Así mismo será capaz de diferenciar una victoria frente a un rival más debil, que ha resultado sencilla, y la victoria frente a un rival fuerte, que ha resultado infinitamente más dificil, haciendo así mucho más valiosa su sensación de euforia y aumentando su autoestima. 

 

Al contrario, el jugador con mentalidad perdedora sentirá también euforia, pero acompañada de una sensación de autosuficiencia y superioridad que mentalmente son insanas, ya que le impedirán la autocrítica y ver que aunque ha ganado ha cometido errores (ya sabemos que este tipo de jugador no admite sus errores), y por lo tanto no sacará ninguna ventaja de la victoria obtenida. 

 

Lo más importante de la competición es que te enseñe tanto en las victorias como en las derrotas, que te haga mentalmente más fuerte y te superes a ti mismo, al fin y al cabo la victoria o la derrota son solo números en un único partido si no nos enseñan nada, mientras que si nos enseñan algo son un importante aporte para futuros partidos.

 

Cada jugador puede elegir tener una mentlidad ganadora o perdedora, en realidad es una cuestión de fortaleza mental y humildad, que son dos condiciones fundamentales para una correcta aplicación de las enseñanzas que nos han impartido y del propio crecimiento deportivo.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Luz Rodriguez Gonzalez

Llamar

E-mail